Los colores afectan a nuestro estado de ánimo y, además de definir nuestra personalidad, pueden ayudarnos a que nuestras ideas fluyan con más o menos armonía. En este post, te exponemos cómo puedes seleccionarlos para que tu salón sea el más acogedor del Mundo. Aprende cómo los colores afectan a las emociones y cómo combinarlos tras esta breve lectura, ¿estás listo? ¡Comenzamos!

EL ROJO

El color rojo es un tono cálido que solemos asociar con el amor. También se asocia con conceptos como la pasión, la energía o la vitalidad. El rojo es, en cierto modo, excitante; puesto que puede generarnos palpitaciones, aumentar la tensión arterial e, incluso, aumentar el deseo y la excitación. Por tanto, podemos decir que el color rojo puede servir para elevar el estado de ánimo.

Con respecto a la decoración, lo puedes elegir para el color de tu sofá. Lo convertirá en una pieza única, arriesgada y que no dejará indiferente a nadie que te visite. El resto de elementos del salón, en caso de escoger un sofá en este color, han de ser más sutiles: los nudes o grises pueden funcionar muy bien.

Cómo los colores afectan a las emociones y cómo combinarlos

NARANJA

El naranja es el color del optimismo. Sin duda, es un color alegre que no nos deja indiferentes. Puede resultar difícil de combinar, pero, si se hace bien, aporta energía y positividad a cualquier estancia o look.

Al igual que el rojo, queda bien con tonos más neutros que destaquen sus cualidades. Combinado con el blanco o, incluso el gris, quedará genial y perfecto si quieres dar un toque chic y desenfado.

Cómo los colores afectan a las emociones y cómo combinarlos

LA PUREZA DEL BLANCO

El blanco es el color que no inspira bondad, inocencia y pureza. Normalmente, también se asocia con la higiene, la limpieza, la paz y la humildad. Es un color femenino y noble, cuyo contrario es el negro.

Un sofá blanco puede parecer, a priori, muy arriesgado o delicado; pero lo cierto es que, al margen de que tengamos que dedicarle mucho mimo a la hora de su mantenimiento, no supone un esfuerzo adicional con respecto a otros colores. Llevando un poco de cuidado y demostrando sentido común en su uso, será suficiente para mantenerlo siempre perfecto.

Cómo los colores afectan a las emociones y cómo combinarlos

AZUL MAR

Tiene un millón de variaciones, y todas son bonitas. El color azul proyecta calma, serenidad y confianza, no pasa de moda y es muy fácil de combinar. Es un tono que evoca fuerza y seguridad. Dada su gran presencia en la naturaleza, nos recuerda a entornos naturales y apacibles en los que disfrutar.

Si escoges un sofá azul, tendrás gran parte de la deco de tu salón resuelta. Combínala con tonos beige, marrones y malva para aportarle carácter y sofisticación.

Cómo los colores afectan a las emociones y cómo combinarlos

Hasta aquí nuestras aportaciones sobre cómo los colores afectan a las emociones y cómo combinarlos en nuestro salón, ¿Te ha resultado útil? Dínoslo escribiendo en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Pinterest.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *