Comprar un sofá nuevo es toda una aventura y a veces nos cuesta decidir. Pero, cuando llega a casa, pronto se convierte en uno más de la familia. En él vivirás miles de momentos que, aunque cotidianos, serán imborrables. En este post aprenderemos, con tips sencillos, cómo limpiar un sofá para mantenerlo siempre nuevo.

Cómo limpiar un sofá para mantenerlo siempre nuevo

Antes de nada

El primer paso es tener en cuenta las características de tu sofá. Su tapizado es el elemento más importante a la hora de determinar cómo proceder con su limpieza. Los sofás de piel, por ejemplo, necesitan un tratamiento distinto al resto.

Evita la luz directa

Es importante que, en la medida de lo posible, dispongas tu sofá en una zona del salón en la que la luz no sea directa. Ponerlo demasiado cerca de una gran ventana, por ejemplo, puede ser una mala idea. La luz directa y brillante o iluminación cercana de lámparas alógenas aceleran la decoloración de la piel y el tejido. Además, los colores oscuros o suntuosos suelen cambiar más rápidamente de color bajo la influencia de la luz que los colores claros.

Para los sofás de piel: nada de químicos

Nunca utilices sustancias químicas fuertes cerca de tu sofá de piel. Los esmaltes y disolventes de uñas, blanqueadores, colas y limpiadores domésticos pueden suponer un desgaste anticipado si entran en contacto con el tapizado de nuestro sofá, por eso es importante evitar todos los productos que contienen disolventes o aceites, ya que podrían dañar la superficie de la piel. Para un mantenimiento óptimo, no hay nada como productos específicamente diseñados: nuestros kits de limpieza leather soft cleaner y leather protection cream son la solución ideal.

Una limpieza diaria

Tan sólo bastarán cinco minutos para asegurarte de que tu sofá se mantenga en las mejores condiciones. Sacudir el polvo como lo hacemos con el resto de mobiliario de casa es fundamental para su correcto mantenimiento.

Una ventaja de los sofás de piel en este sentido es que las partículas de polvo no pueden penetrar en el cuero, lo que hace que los sofás tapizados con este material sean perfectos para prevenir alergias en personas con gran sensibilidad al polvo.

Jabón neutro

A la hora de limpiar tapizados distintos a la piel y, aunque se aconseja recurrir a un profesional, el jabón neutro y una esponja serán todo lo que necesitemos: empapa la esponja y escúrrela para realizar pequeños movimientos circulares por toda la superficie del sofá. Una vez realizada esta tarea, utiliza un paño suave para arrastrar la suciedad y secar la superficie. Como paso final, utiliza la aspiradora para acabar la limpieza una vez que la tela esté seca.

Sentido común

Este es nuestro último consejo: aplicar sentido común.

Tras leer este post, ya sabes cómo limpiar un sofá para mantenerlo siempre nuevo; pero también queremos recordarte que aplicar el sentido común es básico para conseguirlo. Aunque el sofá es uno de los elementos que más utilizamos en nuestro hogar, no debemos dejar de lado que hay que podemos disfrutar de él cuidándolo.

Más contenido en nuestro perfil de Instagram, Facebook y Pinterest.

Divani Star, la marca que mejor te sienta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *